Video deepfake, ¿qué es?

Los deepfake representan un mayor peligro que los populares “fake news”, ya que se trata de vídeos manipulados a través de inteligencia artificial. Esta técnica, produce ser resultados bastante realistas.

Aunque al principio sólo eran vídeos porno a los que se agregaban rostros de actrices conocidas, esto lo hacían usuarios en la popular red Reddit. El alias utilizado por este hacker era Deepfake. Es una palabra proveniente de los términos deep learning (técnica de aprendizaje automático utilizado en inteligencia artificial, aprendizaje profundo) y fake (falso).

Pero lo más sorprendente de este tema es, que solamente utilizó el algoritmo automático de aprendizaje y su ordenador personal para manipular las imágenes fijas de los videos, obteniendo resultados bastante realistas y muy profesionales.

Luego de esta acción de Deepfake. Deepfakeapp otro usuario, publicó una app donde cualquier principiante en la manipulación de videos, podía utilizar una herramienta creada especialmente para la publicación no autorizada de imágenes comprometedoras.

Informe reciente de Deeptrace

El informe más reciente de Deeptrace, afirma que la mayoría de videos falsos tienen un carácter pornográfico, sin embargo, más allá de la ofensa personal de una publicación comprometedora.

Otro de los mayores problemas relacionados con los deepfake, es su utilización para la manipulación de datos, cuyas consecuencias pueden ser superiores a las de una información falsa. Como bien sabes, actualmente en unos pocos segundos un vídeo puede viralizarse por todo el planeta.

Por ejemplo, en 2018 un supuesto vídeo en el que Barack Obama se refería a Trump por un imbécil, se viralizó a nivel mundial. Pero simplemente fue una grabación falsa del CEO Jonah Peretti (Buzzfeed) y Jordan Peele (actor), ambos trataban de crear conciencia sobre el riesgo de los datos no verificados y también sobre los deepfake.

En ese mismo año, fue presentada la versión digital en Xinhua (agencia de noticias china) de un famoso presentador de noticias. ¿Qué hicieron? Fueron copiados sus gestos, la voz y movimientos faciales. Se trataba del primer locutor falso de noticias.

También Deeptrace, se refiere a varios casos de videos falsos en Malasia y en Gabón. Aunque no fueron transcendentales para occidente, generaron un impacto en el mundo de la política.

Un vídeo se relacionaba con una tentativa de golpe militar, el cual representa una señal del poder de las falsificaciones, para desestabilizar procesos políticos. A su vez, pueden afectar la integridad de distintas democracias en nuestro planeta.

¿Cómo verificar un deepfake?

Hoy más que nunca, resulta fundamental la verificación de las fuentes y los datos, frente al alud de vídeos manipulados y falsas noticias. Adicionalmente, se están creando medios que se especializan en el desmontaje de informaciones falsas y bulos que están circulando por la red.

También están surgiendo múltiples redacciones que incorporan novedosos mecanismos de verificación, ofrecen formación y cursos a sus empleados, los cuales abarcan temas relativos a la inteligencia artificial, ya que a través de este conocimiento es más fácil detectar bulos. De esta forma, comprender los límites de la manipulación.

De igual manera, al momento de contrarrestar una imagen o un vídeo, el primer paso es comprobar la fuente: ¿es fiable? ¿quién ha enviado la imagen o vídeo? Hacer un rastreo sobre la vía del aparente deepfake, observar donde se compartió inicialmente y el autor de la publicación. Estos son algunos pasos primordiales, los cuales no necesitan de un experto en procesos informáticos, simplemente se trata de tener un poco de sentido común.

Sin embargo, el problema está en que a pesar de desmentir el vídeo falso, en la mayoría de casos ya se hizo un mal. En el Instituto tecnológico de Massachusetts (Estados Unidos), fue publicado un estudio por científicos, mostraba lo siguiente:

La información falsa se extiende más rápido que las noticias auténticas y, existe mayor probabilidad de que sean replicadas (hasta un 70% más).

¿Por qué? Básicamente porque la información compartida través de redes sociales tiene mucha relación con las emociones, al parecer somos más propensos a difundir información que causa enfado, al igual que pasa con muchos de los fake news.

Por tal razón, antes de retuitear o pulsar el botón de compartir sin profundizar en la noticia. Piénsalo mejor: ya que lo más probable, es que te conviertas en una de las personas que contribuyen en la viralización de información falsa.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *