¿Son buenos los posos del café para las plantas?

A continuación, sabrás si los posos del café pueden ser bueno para las plantas de tu jardín.

Los beneficios de la jardinería con posos de café

El café es uno de los productos básicos más comercializados del mundo, y la investigación sobre sus efectos en la salud humana es abundante y continua. Aunque menos abundantes, las investigaciones sobre los efectos del café en el crecimiento de las plantas siguen evolucionando. Busque en Internet “posos de café para las plantas” y encontrará cientos de sitios web de jardinería que promueven el uso de posos de café, alabando su calidad rica en nitrógeno y su capacidad para ayudar a las plantas a realizar la fotosíntesis. Es posible que ya haya leído que los suelos también ayudan a retener el agua, repelen las babosas y los caracoles y mejoran la estructura del suelo, y que son especialmente útiles para las plantas ácidas.

Algunas de estas afirmaciones son realmente ciertas y proceden de fuentes acreditadas que han realizado sus propias investigaciones independientes. Se ha demostrado que los posos de café mejoran el flujo de agua y la estructura del suelo. Utilizado solo, el café finamente molido se compacta fácilmente y puede actuar como barrera para la humedad y el movimiento del aire, pero cuando los posos de café se mezclan con una variedad de otros tipos de material orgánico, mejoran la retención de agua y la circulación del aire. Las investigaciones realizadas por expertos de la Universidad Estatal de Washington recomiendan que los posos del café no representen más del 20% del volumen total del compost.

Los posos del café también aportan nutrientes a la tierra. Los especialistas en compostaje del Servicio de Extensión de la Universidad Estatal de Oregón llegaron a la conclusión de que los posos del café ayudan a mantener las temperaturas ideales en una pila de compostaje para acelerar la descomposición. También determinaron que los posos de café tienen aproximadamente un 2% de nitrógeno en volumen, necesario para el crecimiento del follaje. Otro estudio situó el contenido de nitrógeno en un 10%. Las investigaciones realizadas por el Laboratorio de Suelos y Plantas y otros han descubierto que los posos de café mejoran los niveles de hierro, fósforo, potasio, magnesio y cobre en el suelo.

Lo que los posos del café no pueden hacer

Cualquier aficionado al café que sepa distinguir entre un tueste oscuro y uno claro podría llegar a la conclusión de que la acidez de los granos de café puede variar. Las investigaciones demuestran que. El Soil and Plant Laboratory Inc. descubrió que los posos del café tienen un nivel de pH de 6,2,5, lo que significa que son algo ácidos. Aunque los posos del café fresco son muy ácidos (y pueden ser tóxicos para las plantas), el ácido del café es soluble en agua, lo que significa que la mayor parte acaba en tu taza, no en tu suelo. A no ser que tengas pensado medir la acidez de los posos de café, enmendar tu suelo con ellos puede hacer poco bien a tus plantas amantes de los ácidos y poco daño a tus plantas amantes de los alcalinos.

¿Puede el café dañar las plantas?

A pesar de la teoría común, el café no impide el crecimiento. Pero puede frenar el crecimiento de tus plantas. Una investigación publicada en Urban Forestry and Urban Greening determinó que la aplicación directa de posos de café usados al suelo reduce significativamente el crecimiento de las plantas. Uno de los principales culpables: la cafeína. Incluso después de la infusión, los niveles de cafeína permanecen en los posos del café lo suficientemente altos como para afectar negativamente a la germinación de las semillas y al crecimiento temprano de las plantas. Desde una perspectiva evolutiva, esto tiene sentido; por la misma razón que las bellotas son ácidas, los granos de café liberan toxinas para inhibir el crecimiento de los competidores. Estas mismas toxinas también pueden inhibir la actividad microbiana que hace que los nutrientes estén disponibles para las plantas y pueden desanimar a las lombrices de tierra y otros digestores subterráneos.

Del mismo modo que pasar los mismos posos por la cafetera produce una taza de café más débil, con el tiempo la fitotoxicidad de los posos de café disminuye y sus beneficios aumentan. A medida que la tierra se mineraliza, libera macronutrientes esenciales para el suelo, lo que atrae a la microbiota que, a su vez, pone esos nutrientes a disposición de las plantas. De hecho, una investigación publicada en Applied Soil Ecology descubrió una correlación directa entre el aumento de la aplicación de posos de café usados, despojados de sus toxinas, y la abundancia de hongos y bacterias beneficiosos para el suelo que promueven el crecimiento de las plantas. Otro estudio descubrió que cuando el nivel de toxicidad de los posos de café usados disminuía, la actividad de las lombrices de tierra aumentaba, sin ningún efecto perjudicial aparente sobre la salud de las lombrices.

¿Qué puede hacer un jardinero?

Antes de empezar a añadir posos de café a su suelo, puede que quiera hacer un análisis de su suelo para ver lo que realmente necesita. La mayoría de los centros de jardinería venden sencillos kits de análisis del pH. El servicio de extensión de su universidad estatal también debería poder proporcionar una determinación más completa de la cantidad de minerales esenciales en su suelo. También puede hacer la sencilla “prueba de exprimido” para determinar la composición de su suelo y ver qué tipo de cambios podría necesitar. Tome un puñado húmedo de la tierra de su jardín y apriételo en su puño. Si la mata se deshace inmediatamente, su suelo es demasiado arenoso. Una buena tierra mantendrá su forma, pero se desmoronará si se empieza a hurgar en ella. Si no se desmenuza en absoluto, su suelo tiene demasiada arcilla. Dependiendo de los resultados de estas pruebas, es posible que quieras añadir más o menos posos de café a tu abono o mantillo.

Sé prudente en lo que haces con los posos del café. Utilizarlos como mantillo directamente sobre el suelo puede inhibir la retención de agua y la circulación del aire, y tener un efecto negativo sobre la germinación de las plantas y su crecimiento temprano. Pero el uso indirecto de los posos del café puede tener el efecto contrario. Añadir una modesta cantidad de posos de café a su mantillo o pila de compost puede mejorar su suelo. Siga la regla del 20%: aplique una parte de posos de café por cuatro partes de otra materia orgánica. Como saben los amantes de la L profunda, demasiado de algo bueno no es bueno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.