17 datos curiosidades sobre el cangrejo de los cocoteros

Las poblaciones de cangrejos de los cocoteros sólo se encuentran en las islas de los océanos Índico y Pacífico central, y la mayoría de los hábitats se encuentran cerca de la costa. Aunque tienen relación con los cangrejos ermitaños, estos enormes crustáceos viven exclusivamente en tierra y no tienen capacidad para nadar cuando alcanzan la madurez.

Los lectores reconocerán fotos virales de cangrejos de los cocoteros encaramado amenazadoramente en lo alto de un árbol o colgado de un cubo de basura (aunque esto último puede haber sido un poco engañoso), pero estas extraordinarias criaturas tienen mucho más que mostrar que sólo su tamaño.

Conozca las leyendas que rodean a estos animales, si suponen o no un peligro para los humanos y muchos otros detalles interesantes con estos 17 datos cautivadores sobre el cangrejo de los cocoteros.

1. El cangrejo de los cocoteros es el mayor crustáceo terrestre

El centollo japonés es el mayor crustáceo del mundo, pero como es estrictamente marino, el cangrejo del coco reclama el título de mayor cangrejo terrestre. Su peso medio es de más de 5 libras (aunque algunos pueden alcanzar las 8 libras) y tienen una envergadura de 36 pulgadas.

2. Sus caparazones son rojos o azules

Los científicos aún no saben qué influye en el color del cangrejo de los cocoteros, que va del rojo brillante al azul turquesa. A menudo el color sólo se acentúa en ciertas partes del cuerpo marrón, pero algunas son mucho más llamativas. Los estudios han demostrado que el color depende del sexo o del tamaño, y no se asocia con la fuerza del pellizco. Además, es poco probable que el color del caparazón refleje una disposición de comportamiento individual o factores ambientales. Aunque se necesita más investigación para entender mejor este fenómeno, una explicación podría apuntar al apareamiento asortivo o a la selección sexual.

3. Podrían ser la razón por la que nunca se encontró el cuerpo de Amelia Earhart

Una de las muchas teorías sobre la desaparición de la famosa aviadora Amelia Earhart es que la piloto se estrelló en una isla de la República de Kiribati en el Océano Pacífico Central. En concreto, los expertos creen que la tragedia tuvo lugar en la isla de Nikumaroro, en la que históricamente abundan los cangrejos del cocotero. El Grupo Internacional para la Recuperación de Aviones Históricos teoriza que Earhart hizo un aterrizaje de emergencia en la isla y murió, pero su cuerpo nunca se encontró porque fue arrastrado por enormes cangrejos de coco. La organización incluso ha intentado probar esta teoría en varias ocasiones.

4. Comen cocos

No es de extrañar que los cocos constituyan una gran parte de la dieta del cangrejo de los cocoteros. Con sus patas curvadas y su agarre hacia dentro, pueden trepar por las palmas y utilizar sus fuertes garras para partir cocos con facilidad. Sin embargo, no es lo único que comen, ya que también se ha observado que se alimentan de animales como ratas, aves marinas migratorias e incluso entre ellos.

5. Es una especie de cangrejo ermitaño

Aunque el cangrejo del coco es la única especie del género Birgus, está emparentado con especies terrestres como el cangrejo ermitaño y comparten una característica común. Cuando nacen, los cangrejos del coco tienen un caparazón fino y blando, que les gusta proteger con un caparazón vacío hasta que se fortalezca. Ni que decir tiene que se desprenden de su caparazón con bastante rapidez y se apoyan en su resistente exoesqueleto para protegerse.

6. Los cangrejos de los cocoteros tienen un fuerte sentido del olfato

Como cazan sobre todo de noche, su sensibilidad olfativa es vital para la supervivencia del cangrejo de los cocoteros. Cuando buscan en la oscuridad, el olor de la fruta, los frutos secos o los animales pequeños atrae a los cangrejos hacia sus presas. Hasta el 40% del cerebro del cangrejo de los cocoteros está dedicado por completo al olfato, mientras que sus capacidades visuales y sensoriales son similares a las de los crustáceos marinos, aunque el cangrejo de los cocoteros vive exclusivamente en tierra.

7. También se les llama “cangrejos ladrones”

Estos crustáceos terrestres son conocidos no sólo por su capacidad para romper cocos, sino también por sus habilidades como ladrones. En 1906, el naturalista inglés Henry N. Ridley escribió que los cangrejos de los cocoteros habían robado objetos como ollas, botellas e incluso una bota de su tienda. Más tarde, en 1976, otro investigador observó que un cangrejo de los cocos llevaba una botella de whisky detrás. Los expertos creen que la razón por la que los cangrejos roban objetos tan específicos está relacionada con los agudos órganos olfativos de los cangrejos del coco.

8. Sus garras son las más fuertes de todos los crustáceos

Hace falta mucho esfuerzo para partir un coco, a no ser que seas un cangrejo de los cocos, claro. Sus garras son lo suficientemente fuertes como para levantar objetos que pesan hasta 61 libras, mientras que su agarre es unas 10 veces más fuerte que el de los humanos. Un cangrejo de 9 libras tiene una fuerza de aplastamiento de 3.300 newtons, muy superior a la de otros crustáceos como las langostas, cuya fuerza de pinza es de sólo 150 newtons. Esto supera no sólo la fuerza de agarre de los humanos y las langostas, sino también la fuerza de mordida de la mayoría de los depredadores terrestres.

9. Los cangrejos de los cocoteros fueron descritos por primera vez por Charles Darwin

Los expertos creen que estos sorprendentes animales fueron descritos por primera vez nada menos que por el legendario biólogo Charles Darwin. Escribió sobre los cangrejos del coco después de encontrarlos en su viaje del Beagle en el Océano Índico, describiéndolos como “de tamaño monstruoso” y maravillándose de la facilidad con la que el gran cangrejo abría un coco de cáscara dura.

10. Prefieren vivir solos

El cangrejo de los cocoteros es principalmente nocturno y prefiere vivir solo en las grietas de las rocas o en las madrigueras de arena que él mismo excava. Enterrar sus cuerpos en la tierra suelta o en la arena ayuda a los animales a conservar la humedad, lo que resulta especialmente útil en los climas tropicales en los que viven. Los adultos sólo suelen salir de sus escondites para buscar comida o durante la época de cría.

11. Los cangrejos de los cocoteros son comestibles

Debido a su naturaleza nocturna y a sus poderosas pinzas, la caza del cangrejo de los cocoteros es un asunto delicado. En las distintas islas donde habitan los cangrejos del coco, se matan y se sirven como un manjar. Su enorme tamaño hace que proporcionen mucha carne de cangrejo, por lo que algunas comunidades locales han llegado a depender de ellos como fuente de alimento o a venderlos. Por desgracia, la caza insostenible ha tenido un gran impacto negativo en las especies vulnerables de algunas zonas.

12. Los seres humanos pueden envenenarse al comerlos

Aunque su carne np es tóxica en sí misma, se han registrado varios casos en los que se han vuelto tóxicos debido a su dieta. El consumo de mango de mar (un árbol costero que contiene un veneno extremadamente potente), por ejemplo, puede hacer que los cangrejos de coco sean tóxicos cuando los comen los humanos.

13. Pueden ser peligrosos

Como los cangrejos del coco tienen algunas de las pinzas más poderosas del reino animal, pueden ser peligrosos. Dicho esto, generalmente tienen miedo de los humanos y prefieren mantener las distancias. Los ataques a personas son raros, pero como la mayoría de los cangrejos, pueden comportarse de forma agresiva si se sienten amenazados.

14. Sus mayores depredadores son los humanos

Situados en el subsuelo de las islas tropicales, los hábitats de los cangrejos del coco suelen estar aislados, por lo que tienen pocos depredadores. De hecho, la mayor amenaza para el cangrejo de los cocoteros proviene de la sobreexplotación humana, pero también de la pérdida de su hábitat debido al aumento del nivel del mar. En las islas del Pacífico existen normas de caza y algunos gobiernos han establecido límites al número de cangrejos que se pueden capturar en una zona concreta.

15. Los bebés nacen en el mar pero pueden ahogarse cuando son adultos

Las crías de cangrejo de los cocoteros tienen un largo viaje desde su nacimiento. Las hembras de los cangrejos liberan sus huevos directamente en el océano y, una vez eclosionados, las larvas dependen de la madera a la deriva o de las cáscaras de coco para estar seguras durante cuatro a seis semanas. Luego descienden al fondo marino y encuentran un caparazón para protegerse de los depredadores antes de migrar a la costa. Las crías pasan otras cuatro semanas surfeando la marea hasta que son lo suficientemente grandes como para llegar a tierra. Una vez que llegan a la edad adulta, los cangrejos del coco pierden su capacidad de nadar y se ahogan si se meten en el agua.

16. Los cangrejos de los cocoteros pueden vivir 60 años

Los cangrejos del coco alcanzan la madurez sexual a los 5 años de edad aproximadamente, pero su crecimiento es extremadamente lento después. Las hembras sólo dan a luz una vez al año, y sus crías se enfrentan a muchos peligros de los depredadores mientras son jóvenes y vulnerables. Aunque viven relativamente mucho tiempo, entre 40 y 60 años, su lento ritmo de crecimiento hace que sea muy fácil sobreexplotar los cangrejos de coco.

17. Sus poblaciones están disminuyendo

La Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN incluye al cangrejo de los cocoteros como especie vulnerable. La organización no ha podido determinar las cifras exactas de la población, pero está claro que el número de cangrejos de coco ha disminuido al menos un 30% en los últimos 60 años y que se espera que esta tendencia continúe durante al menos otros 20 años. Las poblaciones más abundantes de cangrejos de coco viven en lugares con poca o ninguna población humana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.