13 de los animales arborícolas más bonitos del mundo

En la mayoría de los hábitats naturales se pueden encontrar animales simpáticos, pero hay algo en la vida de los árboles que los hace especialmente entrañables. Las adaptaciones biológicas comunes a los animales que viven en los árboles ayudan a explicar su atractivo: esas colas tupidas, las orejas esponjosas y los cuerpos delgados. O quizás es que vivir en los árboles es tan divertido como parece.

Esta es nuestra lista de los 13 animales más carismáticos y simpáticos del mundo que viven en los árboles. Te garantizamos que saldrás de aquí con una sonrisa en la cara.

Koala

koala dormido en un árbol

Pocos rostros pueden rivalizar con la belleza del koala, y cada koala depende de sólo dos especies de hojas de eucalipto para satisfacer sus necesidades nutricionales. A pesar de todas las hojas que comen, la dieta poco nutritiva de hojas de eucalipto tóxicas les hace ser perezosos. Suelen dormir al menos 18 horas al día. Como la mayoría de los marsupiales del mundo, los koalas proceden de Australia. Catalogados como vulnerables, la pérdida de hábitat y las muertes causadas por colisiones de vehículos y perros han provocado un descenso en su número, y algunos investigadores sugieren que quedan menos de 100.000 koalas.

Mono ardilla

lindo mono marrón y gris en la rama de un árbol roto

El encantador mono ardilla se balancea en los árboles de las selvas subtropicales de América Central y del Sur. Estos primates ofrecen algo más que apariencia: también son inteligentes. Tienen la mayor relación cerebro-masa corporal de todas las especies de simios. Esta inteligencia explica su infinita curiosidad y les ayuda a seguir sus intrincadas relaciones sociales. Se sabe que las tropas de monos ardilla llegan a tener hasta 500 miembros.

Desgraciadamente, su naturaleza carismática también los convierte en una especie codiciada en el comercio ilegal de mascotas.

Mayor planeador

Al igual que las ardillas voladoras y las polillas voladoras (como el planeador del azúcar), el planeador mayor puede planear de un árbol a otro estirando una membrana especializada entre sus codos y tobillos. Pero sus rasgos más fascinantes podrían ser esas grandes orejas caídas y su gruesa cola. Los planeadores mayores vienen en dos tonalidades, una marrón hollín o una forma blanca grisácea.

Estos marsupiales son originarios de Australia y se alimentan principalmente de hojas de eucalipto, como el koala. Catalogada como especie vulnerable por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, la pérdida de hábitat es una preocupación creciente, en particular la pérdida de grandes árboles viejos con huecos que el planeador mayor utiliza como refugio.

Gecko

gecko verde con manchas rojas en el plátano

Estos reptiles con aspecto de dragón de tamaño natural comienzan su vida como huevos depositados en la corteza y las hojas de un árbol. Tras la eclosión, su larga cola les ayuda a equilibrarse en las ramas del árbol. La característica por la que son más conocidos los geckos es su increíble capacidad para trepar, que se debe a las cualidades pegajosas de sus dedos. Cómo consiguen desafiar la gravedad era un misterio hasta que los científicos descubrieron que aprovechan las fuerzas débiles de la atracción molecular.

Tarsier

un tarsero, pequeño animal marrón con dedos largos y grandes ojos redondos que se aferra a la rama de un árbol

El cuerpo de los tarseros es un ejemplo de cómo la evolución acaba siendo bonita, con una cola extralarga, pies y dedos que dan lugar a un primate especialmente adaptado a la vida en los árboles. Se encuentran en islas del sudeste asiático y sus enormes ojos no pueden girar en sus cuencas, por lo que el tarsier debe girar la cabeza para mirar a su alrededor.

Sus grandes ojos son una adaptación al hecho de ser nocturnos. Sus orejas de murciélago también les ayudan a navegar en la oscuridad, y utilizan ambas habilidades para localizar su comida favorita: los insectos. Los tarseros son la única especie viviente de primates totalmente carnívoros. También se sabe que se dan un festín con pequeños pájaros, lagartijas e incluso murciélagos.

Kinkajou

animal marrón con orejas redondeadas y nariz puntiaguda en un espeso follaje

Esta criatura ridículamente adorable podría parecer un tipo de hurón o, tal vez, un primate, pero no es ninguna de las dos cosas. Los kinkajous están emparentados con los mapaches. Estos animales poco conocidos, que se encuentran en América Central y del Sur, tienen varios rasgos inusuales, como una cola prensil (lo que significa que la cola puede agarrar cosas) y pies que pueden girar para correr tan rápido hacia atrás como hacia delante. Por supuesto, todos estos rasgos los hacen especialmente aptos para la vida en los árboles.

Aunque técnicamente están clasificados como carnívoros por sus afilados dientes, la fruta constituye el 90% de la dieta del kinkajou. También son relativamente longevos, pudiendo vivir más de 40 años.

Canguro de árbol

canguro arbóreo marrón en un árbol

Cuando la mayoría de la gente piensa en los canguros, piensa en la variedad terrestre y elástica en lugar del fascinante canguro arborícola.

Los canguros arborícolas pueden parecer contradictorios, pero están extraordinariamente bien adaptados a su entorno. Se encuentran en las selvas tropicales de Australia y Papúa Nueva Guinea, y trepan a los árboles enrollando sus extremidades delanteras alrededor de la parte trasera de un árbol y saltando contra él con sus musculosas patas traseras. Este movimiento permite que las extremidades anteriores se deslicen hacia arriba.

Al igual que sus hermanos terrestres, también son increíbles saltadores. Los canguros arborícolas saltan de los árboles al suelo desde una altura de 60 pies sin lesionarse.

Gibbon

gibón colgado de la rama de un árbol

Los gibones, con sus largos brazos, sus pequeños pulgares (que les permiten agarrar mejor las ramas) y sus cuerpos atléticos, se balancean entre los árboles como nadie. El gibón es el más rápido y ágil de todos los mamíferos arborícolas y no voladores, gracias a su emblemática forma de moverse por el mundo llamada “braquiación”. Aunque no son los únicos primates que utilizan esta forma de locomoción, probablemente sean los más hábiles.

También son muy lindos y a menudo de naturaleza dulce. La mayoría de los gibones forman parejas monógamas y comparten muchas de las tareas entre machos y hembras.

No hay que confundir a los gibones con los simios; están más emparentados con los grandes simios, como los chimpancés, los gorilas, los orangutanes y los humanos.

Rana de árbol

rana arbórea gris plateada con extremidades anaranjadas que se aferra al envés de la hoja

Las ranas arborícolas, probablemente los anfibios más bonitos, están perfectamente adaptadas a la vida en las copas de los árboles. Aunque hay muchas especies diferentes de ranas arborícolas, la mayoría de ellas comparten algunos rasgos comunes. Por ejemplo, suelen ser más delgados que sus recatados hermanos terrestres. Además, suelen ser mucho más pequeños, lo que los hace aún más adorables. Sus largos dedos de las manos y de los pies les ayudan a agarrar las extremidades, y los extremos de sus dedos suelen tener forma de disco para añadir capacidad de succión.

Por desgracia, las ranas arborícolas, al igual que la mayoría de los anfibios del mundo, están en franco declive en todo el mundo debido a la quitridiomicosis, una enfermedad fúngica mortal.

Zarigüeya de cola de paloma común

zarigüeya de cola de cepillo se aferra a un árbol

La zarigüeya de cola de cepillo, que se suma a la lista de adorables mamíferos arborícolas de Australia, es el epítome de la belleza. Estos carismáticos marsupiales nocturnos son en realidad las mayores zarigüeyas, del tamaño de un gato doméstico.

A diferencia de muchos otros animales del bosque, las zarigüeyas de cola de cepillo se han adaptado muy bien a la vida en el entorno urbano y se encuentran regularmente con los humanos, especialmente en los barrios suburbanos. A veces se les considera una plaga, pero permitir que una zarigüeya se instale en su propiedad también puede ser una ventaja. Dado que son animales mayoritariamente solitarios, animar a una zarigüeya a reclamar su patio como territorio podría ayudar a mantener alejadas a otras zarigüeyas. Además, ¿quién podría rechazar una cara tan adorable?

Genet

Gineta del Cabo en la rama de un árbol. Marrón con manchas oscuras en el cuerpo, anillos en la cola, orejas de gato y cara de ratón

Estrechamente relacionados con las civetas, estos pequeños trepadores proceden de África, Europa y Oriente Medio. Como son felinos, parientes lejanos de los gatos, presentan muchas de las mismas características de comportamiento que podría reconocer de su felino doméstico. Además, al igual que los gatos, las ginetas tienen garras retráctiles, una inteligencia astuta y cazan pequeños roedores, aves y reptiles. Si es pequeño y se mueve rápidamente, les gusta perseguirlo.

Debido a muchas de estas similitudes con los gatos, las ginetas se han hecho cada vez más populares en el comercio de mascotas exóticas. Recuerda que los animales salvajes son mucho más agresivos que el típico gato doméstico. Asegúrese de saber en qué se está metiendo antes de comprar un genet.

Oso sedoso

oso hormiguero sedoso en el extremo de la rama con la cola enrollada alrededor de la rama por seguridad

El oso hormiguero sedoso pasa la mayor parte de su vida en los árboles. Los osos hormigueros sedosos, que se encuentran en América Central y del Sur, se encuentran sobre todo en los árboles de ceiba (algodón de seda), lo que también puede explicar por qué su pelaje dorado es tan sedoso y hermoso. Estos animales son muy diferentes de los osos hormigueros terrestres. En comparación, son diminutos, pues sólo miden entre 14 y 18 pulgadas, incluida su larga cola prensil que les ayuda a desenvolverse en la vida en los árboles.

Aunque tiene unas garras intimidantes, el oso hormiguero sedoso sólo las utiliza para trepar y defenderse. El animal es bastante inofensivo cuando no está directamente amenazado.

Pereza

perezoso que parece sonreír colgado de la rama de un árbol

Su pelaje es un poco desaliñado, pero su sonrisa y su dulce comportamiento los convierten en irresistibles habitantes de los árboles. Los perezosos parecen ser los animales más contentos, que van tranquilamente a su aire y nunca tienen prisa. Aunque pueden parecerse a los primates, en realidad están más relacionados con los osos hormigueros. Su estilo de vida sedentario es una adaptación a su dieta, que consiste principalmente en hojas bajas en calorías. Al moverse con tanta pereza, los perezosos conservan su energía.

Por extraño que parezca, los perezosos también pueden estar entre los mejores nadadores de todos los animales que viven en los árboles. Se sabe que nadan regularmente a través de ríos y arroyos, especialmente durante la temporada de inundaciones en la cuenca del Amazonas, para llegar a nuevas zonas de alimentación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.