El cuadro es de Maruja Mallo, una de las mujeres que en los años 20 y 30 contribuyeron a romper con el modelo tradicionalmente asignado a la mujer:

La canción es Strange fruit, interpretada por Billie Holliday. Esta canción se convirtió en un himno antirracista:

El poema, de Josefina de la Torre, una de las poetas olvidadas del grupo del 27, a pesar de que fuera incluida en la segunda edición de la famosa antología Poesía española, de Gerardo Diego (1934):

Mi falda de tres volantes
y mi blusa desprendida,
qué bien me adornan andares
y brazos del aire libre.
¡Cómo se ondea mi falda
desde el volante primero,
perseguida curva eléctrica,
hasta la orilla firme!
Y mi blusa desprendida,
viento y calma, sol y sombra,
cómo juega y se persigue
desde el hombro a la cintura.
¡Ay, que me gusta mirarte,
espejito biselado,
cristales de las esquinas,
gafas de los estudiantes!