Dedico estos días muchos ratos a revolver entre las cosas que tiene guardadas José Antonio MIllán en su web. He estado leyendo hace un rato la introducción a su libro  De redes y saberes. Cultura y edicación en las nuevas tecnologías, publicado en la editorial Santillana en 1998. En este texto, Millán desmenuza “los saberes básicos y los avanzados que integran a una persona en el mundo digital”

Al leerlo, he recordado inmediatamente un post de El caparazón que guardé en Diigo hace unos días, en el que se da noticia de una propuesta de habilidades digitales que los estudiantes de 18 a 25 años, o antes de salir de la Universidad, deben aprender

Es interesante comparar los dos textos, puesel contraste nos habla de los cambios que se han producido en algo más de una década.

Una observación previa es la diferencia en cuanto al tipo de usuarios en que se está pensando: en el trabajo de Millán, los saberes que enumera están pensados para “profesionales de cualquier campo que están interesados en el mundo de las nuevas tecnologías”. En el caso de la propuesta de la que nos informa Dolors Reig dede El Caparazón, se trata de saberes que los universitarios han de integrar en su aprendizaje formal o informal a o largo de los años de su formación universitaria.

Centrándonos ya en el número y tipo de saberes básicos, llama la atención la ampliación de lo que se considera básico, y, junto a ello, la desaparición de saberes que se veían incluso como avanzados y que hoy ya nadie o pocos necesitan, como el “manejo avanzado de un programa de creación de sitios web”.

Y, lo más importante, la ampliación de los saberes no se dan en el aprtado del dominio de las tecnologías, sino en su uso para la organización del trabajo, la comunicación, la búsqueda y gestión de la información, el aprendizaje en línea y el ejercicio de la “ciudadanía digital”.

Evidentemente, comparando las dos propuestas se entiende que en pocos años hemos pasado de las “nuevas tecnologías” a las “Tecnologías para la información y la comunicación”,  y para que los usuarios de la Red aprendamos unos de/con otros.

¿Alguien se anima a hacer una propuesta sobre las habilidades digitales básicas que debería adquirir el alumnado actuqal al finalizar la enseñanza obligatoria? Será interesante, si se produce, compararla con la que se haga dentro de diez años.