El bloque  de clase del Máster de Secundaria  dedicado a la composición de textos escritos lo iniciaba del modo que voy a exponer.

Comenzaba diciendo a los alumnos que imaginaran que les pido la redacción de un texto de tema libre que tendrían que redactar con un tiempo tasado.

¿Reconocían la propuesta como una actividad habitual en la escuela? ¿Tenían experiencia de haber tenido que redactar en clase con una instrucción semejante a la que yo les había dado? ¿Qué crítica podría hacerse a la propuesta de actividad?

Sí, los alumnos reconocían que este tipo de propuesta está dentro de nuestra cultura escolar: ellos también han tenido que hacer tareas como ésta.  Y la han criticado por falta de un objetivo: los textos tienen siempre un objetivo, se dirigen a alguien, se inscriben en un contexto… A partir de estas reflexiones hemos llegado rápidamente a la conclusión de que es necesario determinar el contexto del escrito: finalidad, destinatario, género…

Y si tuvieran que escribir en ese sobre un tema elegido libremente, ¿cuál sería la primer enunciado?

Este es el resultado de 24 respuestas:

- 14 inicios de relato
– 2 inicios de diario personal (que podrían ser también inicios de relato de ficción)
– 7 inicios de artículo de opinión o ensayo.
– 1 inicio  de receta de cocina.

A la vista de estos resultados hemos sacado estas conclusiones:

- Contrasta la diversidad de clases de textos que usamos en los diferentes ámbitos de la vida social y las pocas clases que han aparecido en el ejercicio que aquí se describe.

- Se tiende a identificar “texto” con “texto literario”, y, más concretamente, con relato de ficción.

- Si los alumnos han de aprender a escribir textos propios de los diferentes ámbitos sociales (es decir, diferentes géneros textuales), habrá que diversificar su presencia en el aula e ir más allá de la composición de relatos.

La continuación de esta actividad consistía en escribir por parejas un texto a partir de uno de los inicios propuestos. Mientras los redactores escriben, otro alumno toma nota de todo lo que  sus dos compañeros  dicen a lo largo del proceso de composición. Al final del proceso este alumno tiene que presentar un informe. La hipótesis es que la conversación de quienes escriben nos puede mostrar pistas sobre las   las operaciones que se llevan a cabo a lo largo del proceso de  composición.

A partir de estos informes, rescaté unas conclusiones que se pueden examinar en este documento.