Fundeu

Cada día recibo vía @Fundeu las recomendaciones de la Fundación del Español Urgente.

Hace un rato he recibido el tuit que muestro arriba. En él se señala que el complemento exigido por “desistir” ha de llevar necesariamente la preposición “de”. Incomprensiblemente, parece que hay periodistas que de forma incorrecta usan “desistir” con la preposición “en”. El artículo completo se puede leer en este enlace.

Si se pulsa en la pestaña Categorías,

Fundeu_2

se pueden consultar las recomendaciones clasificadas por el asunto de que tratan. Esta recomendación con la que he abierto el post pertenece a la categoría “regímenes verbales”, a la que pertenecen también recomendaciones sobre centrarse (en), datar (de), luchar (contra), desconfiar (de), competir (con), obsesionarse (con/por), insistir (en), y así hasta setenta y cinco artículos. Se trata de verbos que seleccionan complemento de régimen, es decir, grupos preposicionales exigidos semánticamente por aquellos.

Los numerosos artículos de Fundéu sobre el uso de verbos que exigen complemento de régimen son testimonio de que estamos ante un ejemplo de conocimiento insuficiente de la lengua, carencia que observamos continuamente los profesores en los escritos y las exposiciones orales de nuestros alumnos.

Se trata, pues, de un ámbito relevante para la reflexión gramatical, si consideramos que es más importante centrar las actividades gramaticales en las insuficiencias de la competencia lingüística de los alumnos que en los usos que estos ya dominan. Y curiosamente, sabemos que las actividades gramaticales suelen ocuparse de ejemplos construidos expresamente para enseñar gramática aunque sean irrelevantes para el desarrollo de la competencia lingüística y el uso de la lengua.

Pero, ¿qué tipo de actividades serían recomendables? Por supuesto, no se trata de trabajar con los complementos de régimen al margen del conocimiento  de que la naturaleza semántica del verbo selecciona determinados argumentos. Por ello, es necesario que los alumnos trabajen con tipos de verbos muy diversos por su significado, de modo que puedan hacer explícito su conocimiento implícito sobre la estructura argumental de cada uno. Y que se habitúen a consultar el Diccionario panhispánico de dudas o la página de Fundéu ante la incertidumbre sobre qué preposición usar cuando el verbo requiera un complemento de régimen preposicional.

También conviene trabajar con las alternancias preposicionales (por ejemplo, empezar por/a), que permiten observar diferencias de significado en verbos que se pueden usar con varias preposiciones. La observación de estas alternancias se puede complementar con la lectura de las entradas de estos verbos en el diccionario para constatar sus diferentes acepciones.

Igualmente puede resultar interesante reflexionar sobre la alternancia del complemento de régimen con el sujeto (me alegro de verte/me alegra verte) y con el complemento directo (encontrar a alguien/encontrarse con alguien) , especialmente en las variantes no pronominal y pronominal del mismo verbo (empeñar algo/empeñarse en algo). En este último caso, la observación permite también poner en relación el cambio de forma y el de significado. (Ver la entrada de este blog Construcciones sintácticas alternativas).

En conclusión, defendemos no solamente sustituir las actividades gramaticales de identificación y etiquetaje por otras de reflexión, sino también orientar estas hacia zonas  en las que los alumnos no tienen desarrollada suficientemente su competencia lingüística. Y, por supuesto, no se trata de atomizar el trabajo gramatical, sino, como se ha mostrado, de situar los problemas en un marco más amplio. En este caso, hemos situado el trabajo con el complemento de régimen en el marco más general de la estructura argumental de las oraciones.