Estoy recogiendo los resultados del proyecto de escritura “Hace muchos años…” en 3º ESO. Los alumnos han empezado a ensayar la lectura de sus relatos para poder hacer las grabaciones con Audacity. Estas lecturas preparatorias les sirven para localizar algunos problemas de puntuación. Voy a seleccionar dos textos para mostrar algunos resultados de este proyecto. ¿Conqué criterio los he elegido? Pertenecen a perfiles de alumnos muy diferentes: en un caso, un alumno poco inclinado a la actividad escolar, pero que se ha motivado mucho con esta tarea (ha estado muy dispuesto a redactar varias versiones y a introducir correcciones ortográficas y de puntuación); en el otro, una alumna muy trabajadora, pero con poca experiencia previa en tareas complejas como el proyecto de escritura. (En los dos casos, el texto es el resultado de diversas versiones.)

Hace tiempo, mi padre y mi abuelo todos los fines de semana se iban a cazar, con el frío que debía de hacer… , los dos juntos. Mi padre tenía entre ocho y diez años y no tenía mentalidad para razonar, ja ja, cómo no, mi abuelo se aprovecharía de él… Mi abuelo Gregorio era muy bromista y cuando quedaba poco tiempo para marcharse a casa, le decía a mi padre que si se ponía la gorra con la visera hacia atrás las liebres se creían que, en vez de ir a por ellas, te ibas y las podías coger. Mi padre, como un niño, lo hacía, pero nunca había conseguido cazar ninguna liebre, me imagino que mi padre se enfadaría mucho. Mi abuelo le dijo que también tenía que ponerse las gafas de sol en el cogote, que así sí que lo conseguiría. Pero nunca lo conseguía, hasta que se dio cuenta. Mi abuelo se reía de él… y ya no le volvió a hacer caso. Luego, cuando mi padre ya era mayor, supongo que se acordaría de lo que le hacía mi abuelo y entonces por eso se lo hizo a mi tío. Le gastó la misma broma a mi tío Antonio, el hermano de mi madre. Mi padre como también es muy bromista se reía muchísimo, pero como a mí nunca me ha gustado cazar entonces no pudo hacérmelo. Mi padre de vez en cuando aún se ríe de lo que le hizo a mi tío, supongo que tenía la intención de hacérmelo a mí, pero yo nunca quería ir a cazar, jajaja, por eso no pudo

***

Hace muchos años, allá por los años 30, cuando mi bisabuela tenía 22 años estaba de novia con mi bisabuelo que tenía 25. Ella vivía en Montoro y él en Villa del Río, dos pueblos de la privincia de Córdoba. Desde Villa del Río a Montoro había 8 kilómetros, entonces cuando iba a verla en burro tardaba cinco horas aproximadamente. Mientras hacía el viaje hasta Montoro me imagino que pasaba por campos, cortijos, olivares. Supongo que el viaje era pesado según la época del año. Más en invierno porque en esta época hace mucho frío en Córdoba. En verano me imagino que iba al atardecer, porque así no pasaba tanto calor. Pero me imagino que iba muy contento porque iba a verla.
Cuando tenía que volver a su pueblo le decía a ella:
– El burro no quiere moverse.
Ella sabía que era una mentira porque siempre le decía lo mismo, pero se ponía contenta, supongo. Entonces él se quedaba un día o dos más con ella. Y estuvieron así durante cuatro años de novios. Después se casaron, ella con 26 y él con 29 años.