darle-a-la-lengua

Abrí el blog Darle a la lengua en abril de 2005 como un medio de comunicación con los asistentes a un curso sobre el uso de Internet en la clase de lengua y de literatura.

Descubro los blogs

Había descubierto los blogs en diciembre de 2004. Ocurrió de este modo.

Glòria Bordons me propuso escribir un artículo sobre el papel de Internet en la enseñanza de la literatura para la versión en castellano de Ensenyar Literatura a Secundària, publicado en Graó bajo la coordinación de la citada profesora y de Anna Díaz-Plaja. Y yo tuve el atrevimiento de aceptar la invitación. (Mi trabajo está incluido en Enseñar literatura en Secundaria)

Al principio, la búsqueda y el análisis de materiales didácticos web me llevaron a una conclusión desalentadora: el profesorado de literatura disponía de una ingente información en la Web –textos, datos sobre sus autores, “lecciones” de historia literaria, etc-, pero los materiales didácticos eran, en general, una transcripción electrónica de documentos escritos en papel (“Apuntes de Literatura”, se llaman en algunas ocasiones). Estos materiales estaban concebidos desde la lógica de la cultura impresa y con un modelo organizativo de la información de tipo lineal. Se hacía patente así, también en Internet, el peso que seguía teniendo un modelo de enseñanza de la literatura basado en la transmisión de conocimientos, en el que el papel de los alumnos en la construcción de sus aprendizajes es escaso.

Pero pronto encontré otros recursos en la Red, especialmente los blogs y unas clases de actividades (cazas del tesoro y webquests) que no sólo sitúan la enseñanza y el aprendizaje fuera de este modelo de transmisión de conocimientos, sino que permiten usar la inmensa cantidad de información que proporciona Internet dentro de modelos educativos basados en la actividad del alumnado.

Nace Darle a la lengua

En abril de 2005 me propusieron dar un curso en el Centro de Profesores de Valencia sobre el uso de Internet en la clase de lengua y de literatura, y se me ocurrió abrir un blog que sirviera de vehículo para las actividades del curso y de medio de comunicación con los asistentes. Por entonces yo era un principiante en el uso de los blogs, y en general de las TIC.

Mi primer post, en el que se justificaba el uso del blog en aquel curso fue el siguiente:

Un punto relevante en la enseñanza es el modo en que se comunican quien enseña y quien aprende. Después de muchos años de darle a la lengua estoy persuadido de que, en gran medida, esto de enseñar requiere, sobre todo, una buena actitud del profesorado y unas formas de comunicación en el aula que le permitan al alumnado tener un papel activo en su aprendizaje. Las técnicas no valen por ellas mismas.

Pues bien, parece que Internet puede brindar formas de comunicación diferentes al modelo tradicional de transmisión de conocimientos. Esta es la razón por la que estoy interesado en explorar lo que esta herramienta nos pude ofrecer a quienes tratamos de enseñar lengua y literatura.

En cuanto a un curso como éste, en el que nos vamos a preguntar por la utilidad de Internet para nuestro trabajo, parece recomendable que se intente evitar el modelo de ponente-oyente (aunque el oyente tenga un ordenador delante para ir siguiendo lo que el ponente va indicando), y echar mano de alguno de los recursos que Internet ofrece, como el que ahora estoy utilizando, por si con ello se consigue romper este modelo al que tenemos tanto apego.

Pero, antes de seguir, me gustaría saber quiénes tienen alguna experiencia como usuarios de blogs, fuera o dentro de la actividad docente, y en qué consiste esta experiencia.

Es interesante constatar, casi doce años después, que de los trece respuestas obtenidas, sólo en una se afirmaba haber oído esta palabra, blog, pero sin saber qué consistía. En cuanto al resto de asistentes, era la primera vez que oían este término.

En octubre de 2005 me propusieron repetir el curso, y mantuve el blog como soporte. En esta segunda edición, el post inicial fue el siguiente:

 En un curso dedicado a las TIC y la enseñanza de la lengua parece pertinente sustituir el procedimiento de comunicación tradicional -la exposición oral- por un medio de comunicación en la red, como es este blog.

A lo largo de la sesión seguiréis los posts que he preparado. Vosotros podéis comentar, proponer, sugerir, preguntar, pedir, responder, etc. por medio de los comentarios que se pueden insertar debajo de cada post.

Voy a empezar proponiéndoos que digáis algo sobre vuestro conocimiento acerca de los blogs , especialmente en el ámbito educativo.

En esta ocasión, las respuestas fueron semejantes.