Los rumores que afectan a Delicious ha hecho que se vuelva a hablar de los servicios de marcadores sociales, después de un tiempo sin que este tema haya reclamado demasiado nuestra atención en blogs y redes sociales.
Parece como si, una vez que hemos incorporado el etiquetado social a nuestros hábitos de usuarios de la Red, ya no valga la pena hablar de ello.

Pero he aquí, que en el contexto de este revuelo creado por el incierto futuro de Delicious, David Álvarez propone, desde su blog E-aprendizaje, un proyecto colaborativo en Diigo –Lo mejor de la blogosfera educativa- con la finalidad de recopilar las aportaciones de los blogs educativos que se consideren interesantes. Los miembros del grupo irán añadiendo sus marcadores, y semanalmente David publicará en su blog un resumen semanal.

Entre los objetivos del proyecto están los siguientes:

  • Abrir espacios de colaboración entre los docentes.
  • Garantizar la variedad y la calidad de los enlaces, de los que se podrá disponer fácilmente.
  • Probar las posibilidades de Diigo como alternativa a Delicious, especialmente para el trabajo de selección y marcación de contenidos digitales en grupos.

La idea de seleccionar y publicar periódicamente lo mejor de la blogosfera educativa no es nuevo. Lo que en este caso tiene especial interés es que la selección se hace de forma colaborativa, aunque el resumen final dependa de una sola persona. La mirada es, pues, plural.

También quiero destacar que con este proyecto se exploran las posibilidades de Diigo para el trabajo en grupo. Este aspecto conecta directamente con su posible uso didáctico.

Hubo un tiempo –cuando yo estaba iniciándome en los misterios de la web 2.0- en que se hablaba mucho de bookmarking, marcadores sociales, folcsonomía… Cuando empecé a entender de qué iba todo eso, entreví su importancia para moverse por entre el caos informativo de Internet; y lo que es más importante, entendí mejor por qué el término “web 2.0” es sinónimo de “web social”. Tuve pronto la convicción que el etiquetado social formaba parte de las nuevas competencias de la alfabetización propia de la era de Internet: saber leer implica saber acceder a la información disponible en la Red, organizarla y compartirla. Y sin embargo, no conozco experiencia de la incorporación de los servicios de los marcadores sociales al trabajo de aula.

Confío en que, con esta iniciativa, podamos dar el paso hacia la reflexión sobre este aspecto tan importante de las nuevas alfabetizaciones.