La semana próxima iniciaré mis clases en el Máster de Secundaria, en la Universidad de Valencia, una vez resuelto el concurso para profesores asociados. Y ando preparando mis clases.

Lo primero que he hecho ha sido representar en un mapa conceptual los contenidos del módulo del que me he de ocupar, de acuerdo con la Guía Docente del máster:

Me  importa subrayar de este mapa que he situado el “uso de las TIC” en dos lugares diferentes:

  • como herramienta o recurso para las actividades de aprendizaje;
  • como objeto de aprendizaje: leer y escribir en entornos digitales implica nuevos objetivos de aprendizaje y una ampliación del concepto de alfabetismo.

Por ejemplo, Hot Potatoes, Clic, Edilim y otras herramientas de autor para la creación de recursos no se pueden poner en el mismo nivel que el empleo de blogs, wikis y redes sociales. Aquellas herramientas pueden ser útiles para determinados aspectos de la educación lingüística, pero no implican nuevos objetivos educativos, y muchísimas veces se integran sin violencia dentro de la tradicional metodología de transmisión de conocimientos. En cambio, el uso por parte de los alumnos de blogs, wikis y redes sociales -y los recursos multimedia que se integran en ellos- implican nuevos entornos de comunicación y de aprendizaje colaborativo, y por ello, nuevas prácticas culturales que los alumnos han de aprender a realizar.

El aprendizaje de estas nuevas prácticas implica, además, el aprendizaje de la mayoría de las competencias básicas.

Esta doble perspectiva que puede tener la mirada sobre las TIC aconseja incluirlas en el módulo que voy a impartir  como contenidos transversales: la enseñanza y el aprendizaje de los usos orales y escritos han de incluir las nuevas prácticas culturales introducidas por las TIC. Por tanto, éstas no pueden consistir en un apéndice del programa del módulo, sino que tienen que estar integradas en el conjunto de sus contenidos. Exactamente igual que debería ocurrir en la enseñanza de la lengua en la Educación Secundaria.

Miguel Hernández: el valor didáctico de la retórica
¿Qué es la Escuela 2.0?