Un problema de Blogger es que no se pueden clasificar los posts por categorías. Pero he aprendido a poner categorías de forma artesanal gracias a las claras explicaciones de Carolina Requena en Blog de los blogs.

Este sistema de tener que escribir cada vez el título del post en otra ventana y asignarle el enlace permante es un poco engorroso. Pero vale la pena si se quiere disfrutar de la elegancia de Blogger y de la facilidad para insertar imágenes.

He insertado una foto desde mi álbum en Flickr solo por el placer de probar. Un placer muy propio de una fría mañana invernal de sábado.