el-oficio-de-editor

Hace unos meses supe del libro El oficio de editor, una larga conversación de Juan Cruz con Jaime Salinas, publicado en una colección exenta de Alfaguara.

La conversación se produjo en 1996, pero por diversas circunstancias no llegó a publicarse hasta 2013, con motivo del 50 aniversario de la fundación de Alfaguara, editorial que Jaime Salinas dirigió desde mediados del decenio de 1970 hasta que aceptó la Dirección General de Libros y Bibliotecas de España en el primer gobierno de Felipe González.

La conversación tiene dos partes bien diferenciadas, cuyos títulos son “El editor” y “El otro Salinas”.

En la primera se conversa sobre la función del editor, sobre los cambios que se estaban produciendo o que se atisbaban en el mundo de la edición y de la creación literaria, sobre la relación entre editores y autores, sobre la aparición y efectos de los agentes literarios, etc. En la segunda parte, la conversación se centra en el propio Salinas: la experiencia del exilio, el retorno y la actividad como editor (Seix Barral, Alianza, Alfaguara, Aguilar), el compromiso político, los amigos (los ya desaparecidos y los más jóvenes), las memorias que Jaime Salinas estaba escribiendo en aquellos momentos…

Si decidís asomaros a este libro (es un consejo que me atrevo a dar sin riesgo alguno), no podéis dejar de leer el texto que cierra el volumen, una semblanza de Jaime Salinas dibujada por quien fue uno de sus jóvenes amigos, Javier Marías.

Aparte los gozosos ratos de lectura que El oficio de editor me ha proporcionado, este libro me ha llevado a otro que ha sido una de las lecturas más placenteras de este verano, Travesías, las memorias de Jaime Salinas (1925-1955) de las que tanto se habla en la conversación de este con Juan Cruz.