Curioseando en mi blog he llegado hasta esta selección de mis haikus titulada, con un verso de Octavio Paz, “En diecisiete sílabas”. La tenía olvidada.

Lo reproduzco aquí sin tocarlos, aunque al releerlos se me han ocurrido algunos cambios.
También veo que algunos, pocos, se acercan a esa desnudez que exige el haiku: falta de anécdota, ausencia de metáforas y otros recursos retóricos, ocultación del yo… En otros, la retórica y los sentimientos explícitos molestan.

Pero aquí los dejo, sin retoques, para celebrar el Día de la Poesía.