Acabo de poner el punto final a un libro que he escrito en colaboración con Pilar Pérez y que publicará Alianza Editorial con el título de La competencia en comunicación lingüística, dentro de una colección sobre competencias básicas en educación. Y estoy experimentando la euforia que se siente tras días y días de trabajo intenso, adobados por la angustia de los plazos de entrega incumplidos. [Enlace con la publicación: http://www.fzayas.com/portfolio/competencia-en-comunicacion-linguistica/?tp=3377)

Ya está. Qué alivio. Ha sido un trabajo que al principio (hace casi un año) me entusiasmó, pero que requería una dedicación casi exclusiva, y no el estorbo de los innumerables líos en los que me suelo meter.

Pero casi no voy a tener tiempo para celebrarlo, pues una tarea urgentísima me reclama: preparar mi conferencia y varios talleres para el curso de la UIMP, del que soy secretario, que se celebrará en Santander entre el 3 y el 7 de septiembre.

Además de otras satisfacciones, en el curso me encontraré con Eduardo Larequi, a quien todavía no conozco personalmente, y con Tíscar Lara, quienes participarán con ponencias sobre recursos TIC para la enseñanza de la lengua (Eduardo) y sobre la alfabetización en la era digital (Tíscar).