Lecturas

 

En el último año mis lecturas se han centrado preferentemente en esos peculiares géneros de ficción que son las memorias y los diarios. Y en mi “lista de deseos” también figuran varios títulos pertenecientes a estos géneros.

Recuento

La lectura de El oficio de editor, la larga conversación de Juan Cruz con Jaime Salinas, me llevó al libro de memorias de este último, Travesías, que desafortunadamente terminan en 1955, cuando el futuro editor llega a Barcelona para trabajar en las Industrias Gráficas Seix Barral.

Acabado el libro, me apetecía seguir con el género memorialístico y me zambullí en La novela de la memoria, de José Manuel Caballero Bonald, excelente friso de la vida literaria en los años del franquismo. Tras la primera lectura, releí muchas partes del libro con fruición y creo que una nueva relectura me seguiría divirtiendo.

Tenía muchas ganas de leer Recuerdos y olvidos, de Francisco Ayala. Pero la edición de Alianza Editorial me resultaba muy incómoda, así que compré Autobiografía(s), el segundo volumen de sus obras completas publicadas por Galaxia Gutemberg, que incluye además otros textos memorialísticos. También en este caso he releído algunas partes, y seguramente volveré a estos textos.

Las memorias de Caballero Bonald me llevaron a otro dos libros: Tan lejos, tan cerca, de Adolfo Marsillach ­y Otoño en Madrid hacia 1950, de Juan Benet. El libro de Marsillach es inteligente y divertido. Cierra sus recuerdos en 1998, tres años después de serle diagnosticado un cáncer de próstata, con la relación de todo el trabajo realizado durante esos años de enfermedad. La última página es una apuesta por el deseo de vivir y de gozar de la vida aun en medio de su grave enfermedad, y concluye de este modo: “¿Que mi cáncer de próstata me acabará matando? Puede que sí y puede que no. Para este final todos estamos señalados. Como dice Celestina a Melibea: ‘Ninguno es tan viejo que no pueda vivir un año ni tan mozo que hoy no pudiese morir’. A ver si esta máxima nos la aplicamos todos. Suerte.”

En cuanto al libro de Juan Benet, se trata, con sus palabras, de “un pequeño volumen de memorias en cierto modo contrapuesto a mi –por el momento vigente– propósito de no escribir nunca unas memorias ni un diario ni cosa parecida. […] [El libro es ] más una galería de retratos, elaborados con mejor o peor mano, que los sincopados fragmentos de unas memorias que, insisto, ciertamente nunca he sentido la menor necesidad de escribir”. Mientras hablo de este libro, me propongo releer lo antes posible el texto incluido en él “Luis Martín Santos, un memento”.

En el otoño pasado, alguien que sabía de mi afición por las memorias y los diarios, me regaló Gil de Biedma. Diarios (1956-1985). En esta edición, de Andreu Jaume, se incluye el Retrato del artista en 1956, ya publicado en 1991 tras la muerte del escritor, y, además, el Diario de Moralidades (1959-1965), el Diario de 1978 y el Diario de 1985, inéditos hasta ahora. (El Retrato del artista de 1956 también se había publicó en 2010, como parte de Obras. Poesía y prosa, en Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores.) El conjunto de estos diarios, en palabras de su editor, se nos muestra como “una autobiografía rotunda y radical”. Aproveché la relectura del Diario de 1956 y la lectura primera de los otros diarios inéditos hasta ahora para leer El argumento de la obra, la  correspondencia de Jaime Gil de Biedma, también editado por Andreu Jaume. Y mientras leía y releía , tenía siempre a mano la edición de Las personas del verbo de Barral Editores, de 1975, que releí muchas veces guiado por los comentarios de su autor.

 Propósitos

Anoto ahora los títulos de memorias y diarios que me gustaría leer o releer:

Me gustaría releer los tres libros autobiográficos de Elias Canetti, que veo ahora reunidos en el volumen 2 de sus obras completas publicadas por Galaxia Gutemberg. Su lectura me produjo muchísimo placer hace ya unos cuantos años.

También tengo en la lista las memorias de Corpus Barga, que tengo en una edición incomodísima que no anima a entregarse placenteramente a la lectura. Pero veo que está disponible en una coedición de Visor y la Comunidad de Madrid.

Otros libros anotados en mi lista de deseos Son:

  • El examen de una vida, de George Steiner, publicado en Siruela.
  • Fotocopias, de John Berger, de Alfaguara.
  • Diario (1953-1969), de Witold Gombrowicz, en Seix Barral
  • La gallina ciega, de Maz Aub, de Visor.

Finalmente, también quisiera releer la obra memorialística de Juan Gil-Albert.

Dentro de un año me gustaría hacer un nuevo recuento y compartir nuevos propósitos.