Ayerbe no fue Roa. No. Fue Ayerbe.

Era difícil sustraese en Ayerbe al recuerdo de Roa:

  • Los momentos de poner cara y voz a muchas personas con quienes habíamos conversado en los blogs sin conocerlos.
  • Las conversaciones cara a cara y los debates.
  • La corriente afectiva que nos iba uniendo todavía más.
  • El vino y las risas en Bodegas Vizcarra y en Hermanos Páramo.
  • Isidro Vidal y sus polcas.
  • El convencimiento de que estábamos viviendo un momento histórico al debatir y aprobar el manifiesto por la integración de las TIC.
  • El regreso a nuestras casas con el deseo de contar y difundir lo que habíamos vivido, la magia que nos había envuelto.

A nada de eso nos podíamos sustraer en Ayerbe. Y esa nostalgia nos amenazaba. Corríamos el riesgo de que la añoranza de Roa nos impidiera gozar de Ayerbe.

Y no ocurrió. Ayerbe fue Ayerbe, no Roa. Ahora tenemos nuevos recuerdos y nuevos sentimientos asociados a este encantador sitio de Huesca:

  • La hospitalidad del municipio, representado por su alcalde, entusiasmado con tenernos allí y deseoso de agasajarnos.
  • La generosidad y la alegría de la familia de Ángel Puente.
  • El renovado entusiasmo y la ya conocida capacidad de trabajo del núcleo organizador: Ángel Puente, Luis Barriocanal, Javier Escajedo, Alejandro Valero, Lourdes Barroso, Charo Fernández, Víctor Cuevas, Isidro Vidal… (¿Me dejo a alguien?)
  • El reencuentro con los de Roa, ya como viejos amigos.
  • La asistencia de varias blogueras premiadas en el I Premio Espiral Edublogs (Lu, Begoña, Lucía…), quienes mostraron sus trabajos.
  • La cervecita al sol en la plaza, nada más llegar, con Angus y Toni, mientras esperábamos a Isidro para que nos llevara a comer, y su aparición con la amplia sonrisa que era anuncio del afecto con que envolvió el Encuentro.
  • La interesantísima participación de los coordinadores de Educastur Blog y Arablogs.
  • La camaradería de Carlos Santos, que me correspondió en el reparto como compañero de habitación.
  • La irreverencia estimulante de Antonio Fumero, con quien tuve ocasión de charlar, reír y tomar las últimas cervezas de la noche.
  • Las maracas sabiamente movidas por Ángel Sáez tras la cena con que nos obsequió el Ayuntamiento (el alcalde descorchando el vino y distribuyendo las chuletas).
  • Mi primera aproximación a Linux, con la guía de Alejandro Valero y Javier Escajedo.

No ha habido conclusiones, es cierto. Y eso puede quitar consistencia a este Segundo Encuentro. Pero la tarea ha quedado abierta. Creo que en los próximos meses deberíamos tratar de dar forma a algunas conclusiones, a partir del meme iniciado por Charo, que puedan ir más allá de la Declaración de Roa.

Powered by Qumana