Hace unos días Lu escribió un post muy importante sobre el recurso conocido como caza del tesoro. Yo no había recurrido mucho a él, pero este año en un curso de Compensatoria me está siendo útil, por lo que me estoy planteando los problemas que se presentan a la hora de formular las preguntas. En el mapa conceptual que inserta Lu en el post que he enlazado se indica que el listado de preguntas ha de tener diferente nivel de complejidad, que han de evitar el “recorta y pega” y que han de promover la lectura comprensiva llevando al lector a captar la organización del texto, a hacer inferencias, a analizar y a comparar la información…

He releído el artículo ya clásico de Jordi Adell para ver si es posible precisar más las ayudas para que las preguntas vayan más allá de la extracción de informaciones explícitas y que puedan apuntar a estratos más profundos de la comprensión y al desarrollo de estrategias diversas… Podemos encontrar un esbozo interesante de una tipología de preguntas, pero las orientaciones todavía son insuficientes.

Estos días estoy releyendo el marco teórico de los proyecto PIRLS 2006 y PISA 2006 [Ver también PISA 2009] y creo que son de utilidad para el asunto que traigo aquí. En ambos proyectos se definen diversos procesos de comprensión lectora, que tienen diferente nivel de complejidad y que se relacionan con diferentes finalidades de lectura. Por ejemplo, en PIRLS 2006 se establecen los siguientes ámbitos para la evaluación de la competencia lectora en escolares de cuarto curso de Educación Primaria :

  • localización y obtención de información explícita
  • realización de inferencias directas
  • interpretación e integración de ideas e información
  • el análisis y evaluación del contenido, el lenguaje y los elementos textuales

Cada uno de estos procesos de comprensión (en los que intervienen diversas destrezas, estrategias y conocimientos) se ilustra con tareas que pueden servir para el aprendizaje de habilidades y estrategias o para evaluar la capacidad de los escolares para usarlas a la hora de generar sentido de acuerdo con diversos objetivos de lectura.

Por ejemplo, el proceso denominado “realización de inferencias directas” se ilustra con las siguientes tareas de lectura:

  • inferir que un acontecimiento da pie a otro acontecimiento

  • deducir el propósito principal de una secuencia de argumentos

  • determinar el referente de un pronombre

  • identificar generalizaciones efectuadas en el texto

  • describir la relación entre dos personajes

En PISA (2003 y 2006) estos procesos se presentan con más complejidad, al ir destinados a la evaluación de la competencia lectora al final de la Secundaria Obligatoria, e incluso se incluyen ciertos criterios de gradación.

En resumen, creo que realmente el recurso Caza del tesoro puede dar mucho juego a condición de que avancemos en la definición de criterios para formular preguntas de acuerdo con el tipo de destrezas y estrategias que se quieran desarrollar y dentro de diferentes situaciones de lectura (a las que le corresponden diferentes géneros de texto). No basta con indicaciones demasiado generales (que frecuentemente son enriquecidas por la intuición del profesorado). Y la lectura de los documento que en este post recomiendo puede ayudar a avanzar en esta dirección.

(Imagen: ‘questions marks on every street‘)

Powered by Qumana