Sostengo que enseñar a leer poesía no es posible si el recurso son las muestras que suelen incluir los libros de texto. El principal problema, aparte de que la selección sea más o menos acertada, es la falta de un propósito claro, de un plan sostenido, si se exceptúa el de ejemplificar las informaciones sobre épocas, autores y obras.

Creo que faltan –o desconozco- antologías escolares que busquen de un modo explícito desarrollar este aspecto de la educación literaria: la lectura y comprensión de poemas. Estas antologías deberían reunir muestras significativas de procedimientos poéticos básicos –métrica , figuras literarias, recursos visuales…- y, sobre todo, temas y tópicos recurrentes en la tradición poética: la queja amorosa, la evocación nostálgica, el sentimiento del tiempo, la invitación a gozar el presente, la insatisfacción y la búsqueda, el extravío, el ansia de libertad y de justicia, la solidaridad, etc.

Por mi parte, de vez en cuando elaboro pequeñas antologías para cubrir objetivos concretos. Por ejemplo, estos días he llevado a la clase de 2º de ESO una breve antología que nos va a servir para recitar y para reconocer algunos temas recurrentes. Para la mayoría de mis alumnos significaba la primera aproximación reflexiva a la poesía.

El criterio que he seguido ha sido que los poemas fueran breves, sencillos y que sirvieran para ejemplificar diferentes clases de sentimientos:

  • La  queja por la pérdida de la libertad.
  • El afán de aventuras.
  • El deseo amoroso.
  • La sensación de paz y bienestar.
  • La invitación a gozar del presente.
  • La pesadumbre por la amenaza de la muerte.
  • La añoranza de un amor terminado.
  • El dolor por la muerte de la persona amada.
  • La añoranza de la niñez.
  • La oposición a las guerras y el deseo de paz y amor.

Por si a alguien le es útil, la he alojado en Scribd:

Afanes