Hace unos meses, cuando oía hablar de Del.icio.us o de Blinklist, no entendía nada. Y me daba vértigo entrar en regiones nuevas… con el empleo de tiempo y energías que eso supone. Pero hace poco, la curiosidad me ha podido y abrí una cuenta en Blinklist (creo que opté por este servicio bajo la influencia de Carlos Cabanillas y de Mario Núñez).

¿Y qué ha sucedido? Pues que se han acabado los archivos de word que abría y abandonaba y nuevamente abría para anotar las direcciones de sitios interesantes que iba encontrando. Ahora los marcadores sociales me parecen imprescindibles.

Y, además, veo que este aspecto de la competencia en TIC es de suma importancia. Por eso, sin estar todavía demasiado familiarizado con esta herramienta, la he llevado a mi clase de Prensa (optativa de 3º y de 4º de ESO). Hemos abierto una cuenta a la que tienen acceso todos los alumnos y en la que van incluyendo los sitios interesantes que vamos encontrando al hilo del trabajo. Por ejemplo, quiero que escriban un breve texto sobre el 8 de Marzo para que hagan con él un podcast. Así que les he pedido que marquen con Blinklist las páginas interesantes sobre este tema y que les pongan etiquetas (este es el aspecto más dificil de enseñar y armonizar).