Rafael Robles ha inciado una serie de artículos contra el conocido Panfleto antipedagógico. Quizá cabe preguntarse, como lo ha hecho Lourdes Barroso en un comentario, si no sería mejor ignorarlo. Quizá sí, pero también alegra que algún bloguero tan brillante como el que continúa Vida de profesor se atreva contra asertos que parecen profundísimas reflexiones y que contienen numerosas trampas argumentales, como señalé en un entretenido debate que sostuve con Eduardo Larequi la pasada primavera y que se puede visitar pulsando en este enlace:

DEBATE ACERCA DE PEDAGOGÍA Y ANTIPEDAGOGÍA