Darle a la lengua

Se abre una nueva etapa en Darle a la lengua tras ocho años de publicación.

En este tiempo mi blog ha cambiado varias veces de plataforma (Blogia, Zoomblog, Blogger, WordPress) y de aspecto. Y, lo que es más importante, he tenido que ir ajustando mi discurso a circunstancias diversas: a las relacionadas con mi actividad profesional y también al cambio de escenario producido por la generalización de las redes sociales, que han modificado el papel de los blogs. En cuanto a las primeras, desde el pasado septiembre estoy buscando un nuevo camino que poco a poco voy fijando.

En Darle a la lengua se pueden identificar tres líneas principales:

  • La información sobre las propias experiencias de aula en la enseñanza de la lengua y de la literatura, así como la reflexión sobre el uso didáctico de los blog de aula y, en general, de los recursos TIC.
  • Las reflexiones sobre los temas típicos de la didáctica de la lengua y la literatura: la competencia lectora, la composición de textos, la educación literaria, la reflexión gramatical, etc.
  • La reflexión sobre los blogs como nuevas formas de comunicación.

 

En los últimos tres años no ha sido fácil seguir una línea definida para este blog, dado que mi actividad profesional ya no estaba centrada directamente en el aula y, además, me ocupaba del blog del Centro Virtual Leer.es, con lo que mis reflexiones sobre la enseñanza tenían como vehículo aquél medio y no Darle a la lengua.

Desde hace casi un año, ya separado de las aulas, mi relación con la enseñanza se hace por medio de actividades de formación del profesorado y de publicaciones sobre didáctica de la lengua, lo que implica lecturas y relecturas numerosas y pausadas. También participo en las actividades del grupo Greal. Darle a la lengua se está acomodando a esta nueva situación.

En esta nueva etapa, este blog se ha convertido en un componente de un sitio más amplio: por fin he conseguido reunir y ordenar en una web algunas de mis cosas, por si pudieran ser de algún interés para quienes estáis en la brega diaria de la enseñanza. Y, además, se ha buscado la integración de la web con las redes sociales. En este contexto, el blog tiene un sentido nuevo.

A quienes me habéis seguido hasta ahora, os agradezco haber estado ahí, al otro lado, y también habérmelo hecho saber por diversas vías. Y os animo a seguir acompañándome en esta nueva etapa.

Seguimos.