a_desmuntada

El texto que sigue lo publiqué el 11 de febrero de 2006, cuando  en Darle a la lengua estaba alojado en Zoomblog. Desde allí emigré a Blogger, pero esta plataforma no me dejaba importar, así que este y otros artículos sobre el lugar de la gramática en la enseñanza de la lengua quedaron olvidados.

Me los ha recordado Francisco Muñoz de la Peña, en su respuesta a un comentario mío en su blog.

Me ha parecido  oportuno reproducirlos -y, de este modo, los recupero-, pues suscitaron comentarios interesantes y provocaron un debate en La bitácora del Tigre, al que también hace referencia Francisco Muñoz. (Ver los comentarios siguiendo el enlace al artículo original.)

En relación con el lugar de los conocimientos gramaticales en el aprendizaje de la lengua, el profesorado sostiene diferentes ideas. Voy a intentar un inventario que será incompleto:

  1. Saber gramática, es decir, saber identificar y nombrar las formas lingüísticas descritas en las gramáticas, es un requisito para saber usar la lengua.
  2. Las actividades de análisis de las formas lingüísticas no tienen una relación directa con el aprendizaje del uso de la lengua, pero desarrollan la inteligencia.
  3. Las actividades de análisis de las formas lingüísticas no tienen una relación directa con el aprendizaje del uso de la lengua, e impiden que se dedique el tiempo de la clase a lo más importante: a la comprensión y la expresión.
  4. Las actividades de reflexión gramatical pueden tener algún efecto en el aprendizaje de la comprensión y la expresión a condición de que se sitúen en un marco textual y discursivo.
  5. La reflexión gramatical es inherente al aprendizaje del uso de la lengua:  las actividades de comprensión y expresión no pueden prescindir de la actividad metalingüística más o menos explícita y del uso de un lenguaje más o menos técnico.
  6. Más allá del efecto que puedan tener los conocimientos gramaticales  sobre el aprendizaje del uso de la lengua, estos conocimientos son muy útiles para el aprendizaje de lenguas extranjeras.
  7. Más allá del efecto que puedan tener los conocimientos gramaticales  sobre el aprendizaje del uso de la lengua, estos conocimientos forman parte de una cultura general que todo ciudadano ha de alcanzar en la enseñanza obligatoria.

Sin duda la relación de ideas o creencias acerca de esta cuestión se puede ampliar (me he limitado a un inventario rápido sin intención de ser exhaustivo). Algunos de los enunciados de esta lista son incompatibles entre sí:  sustentan prácticas docentes diferentes y enfrentadas; otros, se complementan.

Las ideas acerca de la relación entre los conocimientos gramaticales y el aprendizaje del uso de la lengua repercuten tanto en el tipo de contenidos que se consideran relevantes como en el modo de plantear las actividades y la dinámica del aula.

El punto con el que más me identifico es el 5, pero estoy parcialmente de acuerdo con algunos otros.

(Imagen: Joan Brossa: Desmuntatge. http://www.joanbrossa.org/obra/brossa_obra_poesia_visual.htm)